Centro de día o un cuidador particular

Centro de día o un cuidador particular

Cuando una persona mayor deja de valerse por sí misma y necesita de alguien que la cuide todo el tiempo la familia tiene que tomar una decisión: o acudir a un centro de día Madrid para que le ofrezcan todos los cuidados que necesita o acudir a un cuidador particular para que se haga cargo del enfermo en el domicilio. Vamos a ver las ventajas y los inconvenientes de cada uno de los métodos.

La principal ventaja del centro de día seguramente sea la posibilidad que ofrece de realizar terapias. Esto es muy bueno cuando el enfermo necesita realizar ejercicios físicos y también mentales para la estimulación de su cerebro. Además, si la persona tiene bien su cabeza, necesitará ver a gente y estar con otras personas de su edad para hablar y pasar el rato con actividades en lugar de estar sola en casa durante la mayor parte del día.

Uno de los principales inconvenientes de los centros de día es que no siempre hay plazas en los centros públicos o concertados y hay que gestionar un centro privado, que es mucho más caro y que puede exceder incluso el nivel de ingresos de la persona mayor.

Un cuidador particular es seguramente lo más adecuado cuando la persona mayor ya no se mueve en absoluto y tiene dañadas sus capacidades mentales. Este tipo de personas aprecian mucho no moverse de sus casas y estar todo el tiempo en un entorno conocido, por lo que estar con un cuidador que los atienda en domicilio es importante para ellos.

Si el cuidador es una persona con conocimientos, puede incluso ayudar a la persona a realizar ejercicios básicos en casa. Además, también puede sacarlo a pasear para que no esté todo el tiempo encerrado en el interior del domicilio.

Los inconvenientes de los cuidadores particulares son, sobre todo, para enfermos que precisan algo más, como terapias, que no tienen con este sistema. Además, si el cuidador enferma por cualquier causa, la familia se queda sin servicio y sin suplencia a no ser que esta persona venga a través de una empresa que vaya a cubrir las bajas de forma inmediata.

La ausencia de un cuidador es un problema para la familia, ya que la persona no puede quedar sola y obliga a que alguno de los miembros de la unidad tenga que faltar a su trabajo sin aviso previo.

Los comentarios están cerrados